Energía e Internet – ¿Cuánta energía consume la Web?

Que Internet es el rey del mundo actual no es nada nuevo, pero ¿sabemos cuál es su coste energético y cómo afectará en un futuro su consumo?

Patrick Foster, experto  Ecommerce nos cuenta más en su último artículo:

Se necesita una buena cantidad de energía para mantener un ordenador de mesa promedio en funcionamiento.  Digamos que está funcionando durante 12 horas al día, permaneciendo en hibernación el resto del tiempo (durante lo cual sólo consume una pequeña cantidad de energía para mantener todo lo almacenado en la memoria RAM) — esto es suficiente para cambiar significativamente el importe de una factura mensual de electricidad.

Ahora piensa en el impacto acumulativo de los miles de millones de dispositivos computacionales que existen hoy en día: menos ordenadores personales que en años anteriores, pero mucho más teléfonos inteligentes, además de tabl

etas y servidores. Y luego están los miles de otros dispositivos conectados a Internet que entran en el marco del IoT (Internet de los objetos) — en conjunto, sin duda complican las cosas.

El objetivo de este preámbulo es lograr dos cosas: en primer lugar, transmitir la inmensidad de las demandas computacionales del mundo digital y, en segundo lugar, establecer que la medición del uso de la energía para la actividad de Internet por sí sola es un asunto muy complicado. ¿Cómo de complicado? Intentemos explicarlo:

Factorizando toda la energía

Internet no es una entidad física claramente definida, así que no podemos simplemente tomar un medidor de energía y ver lo que está dibujando. Además, tenemos que pensar no sólo en lo que se necesita para mantener encendidos los dispositivos de Internet, sino también en lo que se necesita para mantenerlos en funcionamiento. El hardware debe ser mantenido y reparado o reemplazado cuando falla. Todo eso requiere energía.

Actualmente estoy escribiendo esto en un ordenador de sobremesa, que utiliza una fuente de 1000w para alimentar la conexión ethernet (y todo lo demás, por supuesto). Esa conexión pasa a través de un punto de acceso, que es alimentado por un conmutador que se conecta al cable de fibra óptica utilizado por el ISP. Aparte de eso, existe un complejo mundo de routers y servidores (además de conexiones de datos móviles).

Toda actividad que haya durante este proceso consume energía, e incluso la energía del ordenador está principalmente al servicio del uso de la web, sobre todo en este momento, ya que estoy usando Google Docs. ¿Todo ello debe ser considerado como energía que consume la web? Sin él, no estaría usando Internet, así que no diría que se puede descontar.

Esto debería dejar muy claro que el cálculo fundamental es…. difícil, por decir algo. Esta es una de las principales razones por las que dos personas que intentan hacer la misma evaluación podrían obtener respuestas muy diferentes (aunque no sea la única razón, como veremos).

Considerando los estudios existentes

Al tratar de responder a la pregunta ¿Cuánta energía consume la Web?, se recomienda buscar estudios existentes. Así que veamos lo que ya existe.

¿Qué opina el estudio del Instituto Real de Tecnología de KTH en Suecia?

Este estudio concluye que Internet representaba alrededor del 10% del consumo mundial de energía, lo que supone un aumento con respecto al 8% de hace dos años. Sin embargo, este estudio fue publicado en 2014 – y dado el ritmo del desarrollo tecnológico, es extremadamente difícil medir cómo han cambiado las cosas en 5 años.

O podríamos mirar un estudio actualizado desde 2016 del investigador huawei Anders Andrae, en el que Andrae determinó que la industria de las TIC representaba entre el 3 y el 5% del gasto energético mundial en 2015, pero que podría llegar hasta el 20% para 2025. Esta última cifra es ciertamente alarmante, y no parece estar fuera del ámbito de lo posible.

¿Pero qué hay de esa disparidad? … 8% en 2012, 10% en 2014, 3-5% en 2015

Lo que muestra claramente es que no existe una metodología clara para responder a la pregunta. Para responder definitivamente, tendríamos que ponernos de acuerdo sobre lo que cuenta, lo que no cuenta y de qué manera específica se deben realizar las mediciones, excepto que la infraestructura se actualiza tan rápidamente que lo que se está midiendo cambiaría antes de que se terminase de medir.

Hacia el Internet de la Energía (IoE)

Debido a todo lo que hemos visto hasta ahora, tratar de entrar en detalles con la pregunta principal sería pérdida de tiempo. Sería igual que intentar contar el número de granos de arena que existen en el mundo. A pesar de todo, una cosa que se puede determinar es que: Internet tiene mucho poder, y la situación sólo va a empeorar.

Estimada en 3,2T€ hoy en día, se predice que la industria del comercio electrónico alcanzará los 4,4T€ para el 2021, y que esta actividad online no será gratis.

En consecuencia, es importante encontrar formas de gestionarlo de manera más económica, y para ello debemos considerar el Internet de las Cosas (IoT).

Puede que el IoT esté contribuyendo al aumento del consumo de energía, pero no todo es malo: aplicado a la infraestructura de producción de energía, da lugar al Internet de la Energía (IoE), un sistema para optimizar la generación, el almacenamiento y la distribución de energía.

Mediante el uso generalizado de sensores y el Machine Learning, podemos reducir masivamente el desperdicio de energía y garantizar que la creciente demanda de energía de Internet se utilice de la forma más eficiente posible.

Piensa en la cantidad de energía que desperdician los sistemas que siguen operando en modo standby cuando no es necesario. Los sistemas inteligentes de bajo consumo de energía podrían habilitar y desactivar el suministro de energía según sea necesario, lo que reduciría significativamente la demanda. La simple instalación de DEXCell Energy Manager puede permitir a una empresa reducir notablemente su consumo de energía, así que imagínate el impacto que podría tener el conseguir producir tales resultados en el mundo industrial.

Y luego está la cuestión del flujo de energía: cuando la electricidad se distribuye a través de una red, los problemas de conductividad a lo largo del camino a menudo conducen a la pérdida de energía, por lo que hay mucho espacio para la innovación.

Existen numerosos sistemas en fase de prueba y desarrollo, como la transmisión de ultra alta tensión (UHV): puede transmitir electricidad de forma significativamente más rápida y eficaz que los sistemas comparables, y se está implantando en China para suministrar energía a regiones aisladas. Si se combinan algunas actualizaciones similares de la infraestructura física con algunas mejoras en la eficiencia impulsadas por la IA, podríamos ver algunos avances importantes.

Para terminar, ha estado claro durante mucho tiempo que la magnitud de Internet plantea algunos problemas importantes cuando se trata de consumo de energía – y aunque no podemos decir exactamente cuánto consume, podemos hacernos una idea de cuán grande será el problema si no tomamos medidas para prevenirlo.


Nota del editor: este artículo original fue publicado aquí con el permiso del autor, Patrick Foster.

Patrick Foster es un empresario, coach y escritor de Ecommerce. Tras varios años como consultor Ecommerce, Patrick se enfoca actualmente, en su plataforma web donde es posible acceder a recursos y compartir información con una comunidad dedicada al sector:Ecommerce Tips.

Puedes visitar el blog de Patrick o seguirlo en Twitter @myecommercetips para obtener los últimos consejos sobre comercio electrónico, marketing, SEO, y cómo desarrollar tu estrategia de negocio en estas áreas.


DEXMA Energy Management System

Deja un comentario