Prepara tu Edificio para un Invierno Eficiente

En los últimos días no se habla de otra cosa: el invierno ha llegado para quedarse de forma definitiva en España. Antes de que pase y te lleves el susto con tus facturas eléctricas o de gas: ¿has pensado en hacer una rápida y práctica puesta a punto en tus edificios?

Con nuestra breve lista de tareas para preparar tus edificios para un invierno eficiente podrás:

  • detectar rápidamente puntos de mejora
  • obtener soluciones prácticas para problemas de climatización
  • controlar los costes y evitar sustos en la factura

Si has llegado hasta aquí, da un paso más y consigue un edificio eficiente este invierno:preparar-edificio-para-inviertno-eficiente

  1. Observa el comportamiento de los habitantes del interior del edificio y ¡corrígelo!.

    Los primeros días que pongas la calefacción del edificio, observa si se abren ventanas o puertas, etc. Es una tendencia frecuente que hace que el edificio pierda calor y sea constantemente ineficiente.

    Para ser más eficiente, intenta lo siguiente:
  2. Señaliza los peligros derivados del frío.

    Si el edificio está en una zona extremadamente fría pueden formarse cornisas de nieve y hielo pendientes del techo o algunos aleros del edificio, o puede llegar a helarse el rocío en algunas zonas de pavimento externo.

    Antes de que llegue el frío extremo, aprovecha la ronda de reconocimiento de la recomendación anterior para señalizar estos lugares. Si bien esta no es una medida de eficiencia energética, favorecerá la reducción de accidentes de la empresa y mejorará la productividad.
  3. Date una vuelta por los perímetros, fachadas y cubiertas.

    Intenta encontrar elementos en mal estado, grietas o cualquier problema que pueda afectar al aislamiento del edificio. Si tienes tiempo, puedes aumentar la eficiencia del edificio realizando esta comprobación también desde el interior.

    Una vez hayas realizado esta evaluación visual, un truco: elabora una lista de lo que has visto. Si los problemas afectan a la climatización o crees que podrían afectar, intenta solventarlos antes de que lleguen las temperaturas más bajas.

    Si los daños no son graves y se observan pequeñas grietas o agujeros, lo más rápido es pedir a tu equipo de mantenimiento que los sellen con masilla.

    Y no te olvides de revisar las cubiertas.
  4. Revisa el sistema de calefacción.

    En especial si trabajas con calderas y sistemas de gas, no es mala idea llamar a un técnico para cumplir con la revisión anual antes de tener el sistema a pleno rendimiento en medio de la crudeza del invierno.

    Si ya has pasado la revisión, haz un rápido chequeo en el cuarto de calderería de que todo está en orden. Revisa el aspecto de los materiales y tuberías y haz un rápido control de que los valores de medición están en niveles normales.

    Revisa los termostatos para que estén entre los 19º y los 20º. Recuerda que por cada grado que se aumenta la temperatura, aumenta el coste de la calefacción en un 7%.

    Si dispones de un sistema de monitorización, es recomendable que estés atento durante los primeros días que pones en marcha la climatización de calor: comprueba que no hay ningún dato extraño.

    1. Explica a tus compañeros cuál es el plan de sostenibilidad, ahorro y eficiencia de la empresa.
    2. Sitúa carteles y señales en ventanas o puertas que no deban abrirse para explicar el por qué.
    3. Crea un sistema de información con el que tus compañeros puedan informarte de excesos de calor o de frío.
  5. ¿Hay áreas en desuso en tu edificio? Ciérralas durante el invierno.

    Si hay zonas de tu edificio que no se utilizan durante el invierno, intenta cerrarlas y no permitir el acceso a ellas salvo autorización previa. Haz un doble esfuerzo de aislamiento sobre estas zonas o salas.

    De esta manera, no sólo te ahorras la climatización en esas zonas que no se usan, sino también otros consumos como el de electricidad o agua.
  6. Evita las congelaciones.
    Uno de los problemas más temidos relacionados con la fontanería son las congelaciones de tuberías. En este sentido, para conseguir un invierno eficiente y sin sustos, lo mejor es que revises las tuberías más expuestas al frío exterior.

    En caso de observar debilidades deberías:

    1. Repara pequeños desperfectos con productos adecuados para cañerías.
    2. Puedes aislar las tuberías con recubrimientos especiales. Truco: intenta optar por los que son fáciles de retirar una vez llegue el verano.
  7. Lo que no midas, no podrás mejorarlo.
    Tanto si estás empezando el camino hacia alcanzar un edificio eficiente como si ya llevas tiempo poniendo en práctica estas medidas, es importante que cuentes con un sistema fiable de medición de consumo energético.

    Evidentemente, puedes empezar simplemente con un Excel para medir el impacto, pero si cuentas con un sistema de gestión energética podrás ir más allá, por ejemplo:

    1. Alertas de consumo y costes. Si sobrepasas los límites que tienes de presupuesto o consumo.
    2. Análisis de “agujeros negros” del consumo de energía. ¿Sabes en qué áreas se gasta más energía?

 

Prepara tu edificio para un invierno eficiente

 

Preparar los edificios para el invierno es más fácil de lo que parece al principio. Las medidas mezclan tácticas con el sentido común, pero a veces lo mejor es, simplemente, tener un buen aliado. Si aún no utilizas herramientas tecnológicas de análisis energético, da el paso con nuestra cuenta demo gratuita.

New Call-to-action

Deja un comentario