Potencial de Ahorro en Portfolios de Edificios

Cómo Detectar el Potencial de Ahorro de tu Portfolio de Edificios

¿Qué es una gestión energética inteligente para quién tiene que llevarla a cabo en varios o miles de edificios? La analítica energética avanzada es la clave para detectar potenciales de ahorro y llegar al nivel de detalle que nos dé la gana en todos y cada uno de los edificios que gestionemos.

Te contamos cómo debe ser un análisis energético avanzado para un portfolio de edificios, sea cual sea su tamaño, y cómo detectar el potencial de ahorro que esconden sus edificios. Sigue leyendo…

gestión energética para facility management

Analítica Energética para Portfolios de Edificios

La analítica energética es la capacidad de realizar análisis sobre el consumo energético de cualquier fuente de energía (agua, gas, combustible, electricidad, energía térmica…) y a todos los niveles. Desde un nivel genérico global hasta el máximo detalle, llegando a analizar qué ha ocurrido con cada kWh consumido.

La analítica energética tiene tres pasos fundamentales:

  1. Detectar ahorros de la forma más rápida y con la menor inversión posible.
  2. Análisis avanzado con herramientas de cálculo de indicadores o ratios, análisis de horarios de actividad, consumo en días festivos, previsión de consumos y costes a final de mes o trimestre, análisis de fuentes renovables, etc. 
  3. Controlar qué pasa en el edificio y ser capaces de actuar sobre ello de forma remota para optimizar aún más el consumo energético y evitar desplazamientos innecesarios, a la vez que ganar dinero participando en programas de demand response.

Estos tres pasos responden a preguntas importantes a la hora de gestionar la energía de un portfolio (cartera) de edificios: ¿Hasta donde tengo que llevar el plan de gestión energética? ¿Instalo en todos mis edificios placas solares? ¿Tiene sentido hacerlo en todos?

La respuesta a estas preguntas es diferente para cada empresa, pero ayuda a visualizar el concepto de la pirámide de la eficiencia energética:

En esta pirámide vemos que, cuanto más sofisticados queremos ser (renovables, demand response…) más inversión será necesaria. Pero por contra, también el retorno de la inversión será, no solo mayor, sino más rápido.  En cuanto instalas la mejora de la parte más alta de la pirámide, empiezas a ahorrar, normalmente de forma lineal.

Ten siempre en mente que una vez que llegues al objetivo marcado en tu pirámide de la eficiencia energética particular, deberás demostrar ante tus directivos el haber llegado hasta ese nivel de la pirámide para avalar el ROI del proyecto. Y para ello es vital que cuentes con herramientas de medida y verificación en tu SGE, como por ejemplo:

→ Poder mostrar los resultados del proyecto de forma global, de forma automática y rápida, es decir, en un simple clic.

→ Enseñar en valores de % el ahorro alcanzado en comparación a los objetivos marcados.

→ Configuración automática de la herramienta de medida y verificación de ahorros.

En esta imagen puedes ver como la utilización de un herramienta de medida y verificación como la que tiene DEXCell Energy Manager, puede ayudarte a ver de forma gráfica los resultados de tus proyectos y como se van desarrollando. Es vital que cualquier software de gestión energética posea una herramienta de este tipo.

Además, puedes comprobar los objetivos alcanzados frente a los planificados y ver qué línea de trabajo va cumpliendo objetivos y qué línea va más floja. Si ya la utilizas, sabes los beneficios que tiene que tu SGE la incluya.

Cuando se gestionan multitud de edificios de diferentes carteras o portfolios, es muy importante poder justificara a tus clientes porque se ha llevado a cabo dicha inversión y cual a sido su ROI.

Detectar ahorro potencial en portfolios de edificios con la mínima inversión

Hasta ahora, para detectar ahorros potenciales de energía el proceso era largo y costoso. Se hacían versiones de auditorías energéticas, edificio a edificio, para ver qué estaba ocurriendo y dónde se podía mejorar.

Esto suponía, para las empresas de Real Estate y Facility Management, un alto coste a nivel económico, pero también en tiempo (los resultados no son inmediatos).

A este factor se le añade la cada vez mayor presión gubernamental por la transparencia y los “benchmark” comparativos entre edificios.

Gracias a la tecnología del Big Data y los algoritmos de inteligencia artificial, hoy en día hay otras formas de detectar el potencial de ahorro energético en portfolios (cartera) de edificios.

Pongamos un ejemplo: imagina que desde dirección se ha decidido reducir un 15% el consumo energético global de nuestro portfolio.

¿Por dónde empezamos?

¿Qué edificios tienen más potencial de mejora?

¿Podré conseguir el objetivo del 15%?

Hasta ahora, lo más habitual era empezar por auditar energéticamente todo el portfolio de inmuebles. Una auditoría energética es un informe que analiza los consumos de los inmuebles y detecta potenciales mejoras. Los costes pueden variar entre 0,5€ y 1€ por metro cuadrado analizado, y el tiempo de realización fluctúa entre 15 días y 6 meses, en función del detalle que queramos. Si tenemos un portfolio de 20.000 m2, nos habremos gastado como mínimo 10.000€ y esperado 6 meses a tener información para empezar a decidir, y no habremos ahorrado nada todavía.

Por suerte el mundo del Big Data y la inteligencia artificial han llegado a la gestión energética, y con el gran volumen de datos disponible en la actualidad hay herramientas que aceleran el proceso de detección, escaneando todo el portfolio de forma masiva, reduciendo los costes un 90% y detectando mejoras en 24-48h. Y lo mejor es que funcionan simplemente con los datos mensuales de las facturas.

Puede parecer imposible pero no lo es. Si te animas puedes usar una herramienta de este tipo totalmente gratis durante 30 días, solo tienes que hacer clic abajo:

Energy Grader