Invertir en Eficiencia Energética en Restaurantes

Cómo Poner el Restaurante “a Punto” para Invertir en Eficiencia Energética

Si consideramos que los restaurantes son grandes consumidores de energía, la decisión sobre invertir (o no) en eficiencia energética en restaurantes es un movimiento estratégico financiero que tiene sentido a nivel monetario. Por eso, antes de hacerlo debes poner a punto tus locales de forma inteligente y así sacar la mayor rentabilidad posible a tu inversión. 

En este artículo te contamos que 5 pasos seguir para poner a punto tus locales: 


Cómo ahorrar energía en restaurantes

Como comentábamos en artículos anteriores sobre llevar a cabo un proyecto de eficiencia energética en tu cadena de restaurantes, tienes multitud de beneficios tanto para los costes finales de tu empresa como para mejora del servicio al cliente y calidad del trabajo de tus empleados. Pero antes de emprender el proyecto propuesto por tus gestores energéticos, debes preparar tus locales para que estén a punto para la inversión que se llevará a cabo.

En este post te vamos a dar los 5 pasos fundamentales a seguir para poner a punto tus locales antes de implantar tu plan de gestión eficiente de la energía en tus restaurantes, cafeterías o locales de servicios de comida.

¡Haz que la decisión de invertir en eficiencia energética en tus restaurantes sea todo un éxito!

  1. Poner atención a los sistemas de clima tiene resultado

Los sistemas de clima (aire acondicionado, calefacción…) son el 40% del coste energético del restaurante. Un buen bocado del presupuesto que podrías utilizar en otras cosas, como aumentar tus márgenes o tener un restaurante más sostenible.

Para reducir esos costes es esencial al menos entender el funcionamiento básico de tus sistemas de clima.

En este momento probablemente ya te has dado cuenta de que tus unidades de clima no han sido pensadas y diseñadas para tu restaurante. Nuestra comunidad de gestores energéticos nos dice que incluso los equipos de clima más modernos no enfrían lo suficiente las cocinas, o lanzan aire demasiado caliente o frío directamente a los clientes.

La limpieza regular de los sistemas de ventilación puede aumentar su eficiencia en un 50% frente a sistemas sin mantenimiento. El consumo energético puede aumentar un 60% si no se mantienen al día. Ventiladores sucios o dañados, conductos de aire y otros componentes se ven afectados directamente por la suciedad. Y esto impacta en la eficiencia del sistema, añadiendo costes y riesgo de provocar cortocircuitos.

Si enfrías tu cocina y hay elementos que crucen la corriente de aire o mal instalados puede pasar que el humo y el calor aumenten la temperatura, creen condiciones de trabajo inadecuadas Y HAGAN SUBIR TU FACTURA energética… ¡hasta las nubes!

Intenta pegar cada elemento a la pared todo lo que sea posible para cerrar el hueco por el que fluye el aire. También tiene sentido revisar ciertas piezas del sistema de clima:

  • Filtros
  • Cinturones
  • Conexiones entre conductos
  • Registro de Descarga (condiciones y localización)
  • Ajuste de amortiguadores de aire
  1. Gestionar mejor el agua caliente

El consumo de agua caliente es otro de los “vampiros” energéticos de los restaurantes. Desde la preparación de comida hasta lavar los platos. La cocina y sus equipos utilizan grandes cantidades de agua caliente. Reducir el uso de agua de forma directa es la única vía para ayudar a reducir los costes de agua caliente.

Para las máquinas que requieren flujo constante de agua como los lavaplatos y las zonas de preparación de comida, es vital mejorar sus partes como las tuberías, válvulas, añadir grifos térmicos eficientes… Puede tener un impacto en su nivel de consumo energético y ahorrar dinero.

  1. No ignorar el mantenimiento

El mantenimiento de equipos es caro. Los estudios muestran que el 75% de los costes de un edificio son operacionales. Los costes de las fuentes energéticas y del mantenimiento son normalmente los dos mayores. Ignorar las alertas de mantenimiento puede suponer tener que llamar al técnico de emergencia, que los equipos se rompan en medio de un servicio y que tengan menor vida útil.

Y, como sabes, todo esto te cuesta dinero.

  1. Descubrir dónde está el potencial de ahorro

Los arreglos rápidos y revisiones de mantenimiento te pueden ayudar, pero para conseguir ahorros reales y que duren en el tiempo necesitarás entender perfectamente tu factura energética mensual y el comportamiento de tu restaurante.

Hasta ahora la tecnología solo permitía hacer esto con auditorías energéticas sobre el terreno. Esto suponía tener que emplear presupuesto y tiempo, y técnicos cualificados que realicen las auditorías.

La tecnología hoy en día permite desarrollar algoritmos de cálculo avanzado y desagregar la demanda de energía.

Desagregar la demanda quiere decir que, simplemente con los datos de una factura y datos básicos del edificio, los algoritmos pueden dividir la demanda y entender qué pasa dentro del edificio.

Con ese conocimiento, estas tecnologías pueden detectar rápidamente cuál es el potencial de ahorro del edificio. Y, lo siguiente: dar recomendaciones sobre qué medidas de ahorro energético

El Energy Grader es una de esas tecnologías. Es una plataforma que une la auditoría virtual, con el análisis desagregado de demanda.

En el sector de los restaurantes esta tecnología es importante. ¿Por qué? Porque solo conectándote a tus proveedores de energía puedes saber qué restaurantes tienen más potencial de ahorro.

Funciona así:

  • Creas tu cuenta gratis
  • Conectas con tus proveedores de energía, que suben tus facturas a la plataforma
  • En unas horas, el Energy Grader analiza tus restaurantes y los compara con el comportamiento de miles de restaurantes que ya hay en la plataforma.
  • En el siguiente paso, al acceder a la plataforma puedes ver tus edificios y saber cuáles tienen mayor potencial de ahorro.

Después de analizar algunos datos de los restaurantes que ya utilizan el Energy Grader, hemos visto que los restaurantes tienen un potencial de ahorro mínimo del 30%. ¡Solo en electricidad!

No nos olvidemos que los restaurantes también consumen agua y gas. Puedes leer más sobre cómo optimizar estas fuentes energéticas aquí.

Según uno de los informes del Energy Grader, un restaurante de comida rápida en España de 160m2 podría ahorrar de media unos 7.660€ en energía al año.

  1. Invertir de Forma Inteligente en Tecnología de Eficiencia Energética

Una vez que conozcas tu potencial de ahorro, es hora de ponerse en marcha y avanzar hacia un plan de gestión energética.

Ese plan incluirá la descripción de en qué tecnologías de eficiencia energética vas a invertir y por qué.  En DEXMA siempre lo explicamos de forma gráfica (y creemos que sencilla) a través de la pirámide de la eficiencia energética:

Antes de ir más en detalle a cómo se define un plan de gestión energética para restaurantes,

En primer lugar, está la inversión en medición. Lo que en el sector se llama también hardware, medidores… La lista, no creas, puede ser todo lo larga (o corta) que quieras. Todo dependerá del nivel de ahorro que quieras conseguir:

  • Sensores de temperatura para freidoras, refrigeradores y congeladores. Aseguran la consistencia de los datos y aportan alertas si se rebasan límites de seguridad.
  • Sensores de clima para garantizar el confort a todas horas y en todas las zonas. También ayudan a detectar más rápidamente los fallos o averías de las máquinas.
  • Sensores de apertura y cierre de conductos de agua. Pueden ser una inversión interesante a añadir a algunos locales.
  • Sensores de ocupación

Después, está la inversión en software. Porque, una vez instalados, los medidores recogen datos cada cuarto de hora de lo que ocurre en tu local. Y quieres una plataforma que te permita algo más que ver esos datos en un complicado Excel de miles de filas y columnas, ¿no?

Si quieres una aproximación a qué puede costar esta tecnología para tus restaurantes, descarga nuestro Excel de cálculo automático de presupuestos.

¡Desccarga tu plantilla gratuita!