Eficiencia energética

Miedo a la eficiencia energética: cómo superarlo

No hay gestor energético que no se haya enfrentado al pánico a la eficiencia energética. A pesar de una legislación cada vez más dura en materia energética y medioambiental, las ayudas y subvenciones a la eficiencia energética… A algunos clientes aún les da pánico invertir en eficiencia energética. Hoy te ayudamos a despejar las 5 preguntas más frecuentes que generan miedo a la eficiencia energética en pymes y otras empresas.


New Call-to-action

¿Qué es el miedo a la eficiencia energética?

A veces me gusta llamarlo “eficienciofobia”. Y, bromas a parte, existe y es real. Es el miedo de todo responsable de negocio, ya sea gran empresa o pyme a oír hablar de eficiencia energética.

Es un miedo que tiene dos caras:

  • La del cliente potencial. Se basa en falsas asunciones sobre la eficiencia energética (“es cara” “no hay retorno de inversión” “no tengo tiempo para eso”) y también en preguntas clave mal respondidas.
  • La del gestor energético. Todos tememos el momento de presentar por primera vez ante los responsables de un nuevo proyecto de eficiencia energética y enfrentarnos a esas preguntas clave…

Para que no pierdas ni un proyecto más por culpa de este miedo infundado a la eficiencia energética, hoy vamos a darte las respuestas que necesitas.

Las respuestas a las 5 preguntas sobre eficiencia energética que más veces han hecho perder oportunidades a buenos profesionales como tú.

Las 5 Preguntas sobre Eficiencia Energética que Más Miedo dan al Gestor Energético

 

1. ¿Realmente merece la pena el proyecto de eficiencia energética?

En primer lugar, hay que ser honesto al iniciar un proyecto de eficiencia energética y admitir que tiene un grado determinado de incertidumbre. Cuando te encuentras ante una instalación por vez primera desconoces cómo de eficiente es.

En Internet encontrarás informes de los “reputados” líderes del sector argumentando que “en promedio, el ahorro esperado en tu instalación es de hasta un 30%”. Suena bien, pero ¿cómo puedo saber si mi instalación forma parte de este promedio?

Sin entrar en porcentajes genéricos, hay una certeza real: siempre hay un margen de mejora. Pero, ¿cuál es? ¿mi potencial de ahorro es mayor en el edificio de Madrid o en mis instalaciones de Barcelona?

Afortunadamente, hoy en día y solo con unas cuantas facturas eléctricas puedes resolver estas dudas a tu cliente y llegar a tu reunión con un informe personalizado de ahorro para ellos:

energy grader

Este informe se genera con la herramienta online Energy Grader, puedes probarla aquí

2. ¿Por dónde empiezo?

Una vez que el cliente entiende su potencial de ahorro es el momento de iniciarles en la pirámide de la eficiencia energética:

La Pirámide del Ahorro Energético en Edificios

Cuanto más subamos en la pirámide de niveles, más datos (e inversión) necesitaremos. Tras una primera lectura de las facturas, hay que obtener datos en tiempo real. Si no, sería como si el director de ventas de tu empresa tuviera que detectar ineficiencias y sólo tuviera la información de las ventas cada 6 meses. Eso no tiene sentido, ¿verdad?

Hay que admitir que el siguiente paso es simple: la monitorización y el análisis. Pero la imagen de la pirámide es esencial porque hará entender al responsable del proyecto de que es solo el primer escalón hacia el éxito.

Y también que el camino a la eficiencia energética no es un viaje de fin de semana… Y hacer entender esto es la clave para que tu empresa de servicios energéticos mantenga a los clientes contentos durante más tiempo.

3. Pero, ¿por qué no puedo seguir con mi Excel para controlar mi coste de energía?

A todos nos gusta Excel. Es muy versátil y sirve para muchas cosas. Por ejemplo, nosotros tenemos esta plantilla de Excel gratuita con la que, en 2 minutos, puedes calcular el presupuesto que necesitas para un proyecto.

Pero, ¿qué puedes contestar ante esta pregunta? Si lo que queremos es ahorrar energía, lo ideal es contar con una herramienta diseñada para ello. Y cuando Microsoft creó Excel no estaba pensando en ayudar a ahorrar energía precisamente…

Hay varios motivos esenciales para desterrar el Excel de la mente del responsable del proyecto:

  1. No podrás verificar ahorros con el protocolo IPMVP. Podrás intuir que ahorras pero… sin garantías.
  2. No tienes datos en tiempo real. Con un software de análisis energético esto se resuelve y te ayuda a detectar los problemas cuando están ocurriendo. No al final de mes, cuando llega la “sorpresa” en la factura e investigando durante semanas se descubre que la máquina de clima de la tercera planta del edificio no funciona bien. Ya habrás pagado de más un buen pico…

Descarga la guía, toma buenas decisiones

4. ¿Cómo sé qué tecnologías debo elegir y por qué?

Bueno…, esto es el Santo Grial de la eficiencia energética. No hay una solución única que haya que aplicar en el proyecto. Para el gestor energético, afortunadamente hay miles.

Pero esto hace que el cliente pueda perderse entre tantas opciones. Para ayudarle, puedes apoyarte en este listado de preguntas clave para proveedores de software de gestión energética.

Resolver esta pregunta es tu momento ideal para lucirte como gestor energético. Aquí es donde tu experiencia y tus conocimientos son vitales.

Los 3 principales problemas a la hora de responder esta pregunta son:

    1. Poder dar recomendaciones sobre hardware y medidores de eficiencia energética. Consulta nuestro kit de formación sobre este tema aquí.
    2. Poder dar un presupuesto rápidamente del proyecto completo. Medidores + software de análisis energético + tus servicios. Utiliza la plantilla que ya hemos mencionado.
    3. Financiar el proyecto. Imagina la buena impresión que darás si ya llevas algunas ideas a la reunión sobre cómo se puede financiar tu proyecto de ahorro energético. Hazlo apoyándote en esta guía.

Consigue Financiación Para Eficiencia Energética5. ¿Cómo harás informes de ahorro personalizados para mí?

Hacer un informe de ahorros es siempre complicado, ¿verdad? La teoría es simple: debes comparar el “antes” con el “después”.  El problema es que el edificio de “antes” deja de existir en cuanto le haces alguna modificación en las instalaciones, así que es como comparar el edificio contra un fantasma.

Lo que debes tener en cuenta es que tu herramienta de gestión energética debe ayudarte a construir el modelo de tu edificio de “antes” para permitir verificar los ahorros obtenidos. La mejor forma de hacerlo es creando un modelo estadístico que sea fiel a tu consumo anterior, la famosa línea base.

Cómo calcular la línea base: método 1 y método 2.

Y aún más, tu herramienta debería permitirte hacer seguimiento de todas las mejoras de eficiencia energética (estilo cartera de inversiones) y sacar informes automáticos una vez al mes para presentarlos ante tus jefes.

Si trabajas con DEXcell Energy Manager, puedes llevar impresos algunos ejemplos de informes personalizados, como los de la imagen un par de párrafos más arriba para convencer al cliente de que, para ti, la generación de informes no tiene ningún misterio.

 

New Call-to-action