control energético para real estate

Cómo hacer un Control Energético Avanzado en Grandes Portfolios de Edificios

Cuando hablamos de gestión energética, no solo implica un análisis minucioso del consumo de energía que se produce en los edificios, además debemos realizar el control energético y funcional. Pero, ¿cómo integramos el Análisis Energético con el Control de un Portfolio de Edificios?

Descubre los tipo de control en edificios, diferenciando entre ellos el control energético, y pasa a conocer tecnologías de control energético avanzado en este artículo:


Gestión Energética para Real Estate

En gestión energética la palabra “control” se utiliza hoy en día para referirnos a dos tipos de procesos:

Control Funcional y Automatismos

Control Energético

Se refiere a “órdenes” predeterminadas con las que se configura un sistema. Se espera que todos los días haga lo mismo. Herramientas de inteligencia avanzada que controlan el comportamiento energético del edificio en tiempo real.
Ejemplo: configurar el software del sistema de clima (BMS) para que encienda el aire a las 8 am y lo apague a las 7 pm. Ejemplo: mi Sistema de Gestión Energética sabe que hoy será un día de mucho calor. Por lo tanto, decide activar el free cooling de mis equipos de clima entre las 6 am y 8 am para la entrada de aire fresco del exterior, antes de que el clima comience con la refrigeración.

Automatización y Control: Diferencias entre BAS, SCADA, BMS y Sistemas de Gestión Energética

Como ves, son dos conceptos de control radicalmente diferentes. El control de automatismos y funciones sencillas se viene practicando desde hace ya muchos años en los portfolios de edificios.

Este control se realiza normalmente a través de tecnologías de “automatización”. Suelen ser conocidas como BAS (Building Automation Systems). Y NO son lo mismo que un SGE:

SGE infografía

¿Y si mi edificio tiene un SCADA? ¿No puedo hacer control energético con esto? La respuesta, lo sentimos, es NO.

Es un error común pensar que un SCADA sirve para gestionar, analizar y controlar el consumo energético del edificio. Estamos hablando de dos tecnologías con un ADN completamente opuesto:

SCADA

SGE

Hosting/Servidor Local En nube
Configuración/Instalación Compleja Sencilla
Datos Históricos Pocos datos almacenados Gran cantidad de datos almacenados
Hardware Limitado Neutral/Universal
Herramientas Análisis Energético NO SI
Uso Control de la producción Monitorización y análisis del consumo energético

Pero opuesto no quiere decir que no sea complementario. Lo ideal es contar con un SGE como DEXCell Energy Manager, que se integra con sistemas tipo BMS, BAS o SCADA a través de una API.

¿Qué es una API?  

API son las siglas, en inglés, de Application Program Interface. Es básicamente un código que permite que los programas informáticos hablen entre ellos.

open API for energy data

El desarrollo de software cambió para siempre cuando los protocolos de estandarización REST y SOAP llegaron al mercado, hace casi 20 años. En el sector energético, este cambio tuvo un impacto brutal. De repente podíamos enviar y recibir información estandarizada desde cualquier dispositivo, medidor, de las compañías comercializadoras de energía y en tiempo real.

Si una API es abierta significa que está publicada en internet y cualquier puede utilizarla para construir aplicaciones “encima” de ella o integrar las aplicaciones existentes para extender la funcionalidad original de la plataforma con nuevas herramientas.

Por ejemplo, el software de gestión energética de DEXMA es de los pocos que ofrece una API abierta para analizar datos energéticos y de cualquier otro tipo. Así, puedes conectar incluso un ERP con DEXCell Energy Manager.

Control Energético Avanzado: bots, gamificación, demand response…

Hasta hace muy poco el concepto de “control” que se tenía en el mundo de la gestión energética se quedaba solo en los automatismos.

Por ejemplo, en controlar cuando se encienden y apagan las luces de zonas comunes de un inmueble o en poder programar y accionar las máquinas de clima de un edificio en remoto. Y sí, estas acciones ayudan a ahorrar energía.

Pero gracias a las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, el big data y el machine learning estos límites se han sobrepasado. Hoy en día podemos ofrecerte herramientas de inteligencia avanzada que actúan, en tiempo real, sobre el comportamiento energético del edificio.

¡Vamos a revisar y proponerte algunas ideas para que puedas ahorrar el máximo de energía en tu portfolio de inmuebles!

Demand Response en Portfolios de Edificios

¿Sabes qué es el Demand Response? Se trata de adaptar en tiempo real las necesidades energéticas del edificio para poder responder a peticiones de la red. Por ejemplo, en períodos de alto consumo energético, como el verano, puede que tus oficinas estén a medio o bajo rendimiento (porque hay mucha gente de vacaciones).

En ese momento el operador de red puede lanzar una alerta pidiendo a los edificios que puedan que liberen parte de su potencia de consumo. Si respondes afirmativamente, das a la red capacidad para que la usen otros y te dan una recompensa, generalmente económica.

En el caso de la empresa que gestiona portfolios de edificios el demand response tiene implicaciones muy interesantes. En Francia o Reino Unido ya es una realidad. Y muchos otros países y mercados están trabajando para ponerlo en marcha:

Para el gestor de cartera de inmuebles o facility manager la oportunidad es única. Puede significar:

  • Mantener los contratos de tus clientes por más tiempo. Ya que, no solo estás maximizando su ahorro energético sino que les pagan por ello.
  • O, directamente, una fuente de ingresos “extra” para ti como gestor de la energía de esos inmuebles.  

Además, hay proyectos como RESPOND que están desarrollando la tecnología necesaria para que incluso los edificios de viviendas puedan aprovechar esta técnica de ahorro energético.

Descubre qué es demand response y cómo ampliar tus servicios energéticos con esta guía gratuita

Control Proactivo: Mantenimiento Predictivo, Inteligencia Artificial y Bots

Una de las claves del facility management del futuro será la proactividad. Muchas organizaciones entienden el trabajo del facility manager como “reactivo” (esperar a que algo no funcione para arreglarlo).

Tendencias de los últimos años en el sector, como el mantenimiento predictivo, demuestran que en gestión de inmuebles, la proactividad será clave para mantener negocio y atraer nuevos clientes.

Si quieres saber más sobre mantenimiento predictivo puedes encontrar más información en este artículo sobre uno de los proyecto que está desarrollando actualmente DEXMA con otros 2 partnes de España y Reino Unido. Quizás hayas oído hablar de el, el Proyecto PROTYPO.

La clave de la tecnología utilizada en este tipo de proyectos es la integración del mantenimiento predictivo con la IA (inteligencia artificial), dando como resultado herramientas como los chat-bots.

Involucrar al Inquilino y Usuario para un Mayor Control: Gamificación

Después de diez años analizando datos de comportamiento y consumo energético en más de 50.000 edificios de todo el mundo hemos descubierto que no ahorramos más energía porque no queremos.

¿Quién, tú? No, ya sabemos que tú quieres ahorrar el máximo posible y reducir el coste energético de tus inmuebles. Eso aumentará tus márgenes. Y nosotros también lo queremos.

Nos referimos a todos como usuarios o “habitantes” de esos inmuebles. Entonces, ¿por qué no ahorramos? Pues normalmente la eficiencia energética es la última de las prioridades del trabajador de un banco o de un administrativo.

Gracias a la gamificación podemos cambiar este patrón y convertir la eficiencia y el ahorro energético en algo. La gamificación consiste en la aplicación de dinámicas de juego y competencia en un grupo de usuarios para fomentar el uso de una tecnología y la adopción de nuevos hábitos.

La gamificación será vital para las empresas inmobiliarias y de facility management que quieran aplicar planes de gestión energética y fomentar que sus inquilinos los sigan y ahorren energía.

El proyecto FEEdBack es pionero en la aplicación de la gamificación al ahorro energético. En especial, en proyectos de vivienda o de oficinas compartidas.

La idea es simple. Según los datos de DEXMA en los edificios corporativos se puede ahorrar entre un 8 y 15% sólo aplicando mejoras por comportamiento, que además tienen coste prácticamente cero. ¿Cómo conseguir este cambio de comportamiento? Por ejemplo, motivando al personal y haciendo que compitan entre sí por un beneficio mutuo. Esto es, gamificando el comportamiento del uso energético.


Si la información que has encontrado en este artículo sobre control eficiente de la energía en portfolios de edificios te ha dejado con ganas de más, ¿por qué no te descargas nuestra guía especial para el sector Real Estate y Facility Management?

Y si quieres suscribirte para estar actualizado las últimas publicaciones puedes hacerlo aquí.

Gestión Energética en Real Estate