ahorrar energy en fábricas

4 Formas de Ahorrar Costes Energéticos en una Fábrica

El sector industrial en Europa está esforzándose por reducir tanto el consumo como el coste energético, ya que este sigue incrementándose, afectando al retorno de la inversión. El consumo energético en la industria también tiene un efecto negativo sobre el planeta, que es el responsable del 21% de las emisiones de gases nocivos del todo el planeta. 

Si trabajas en una planta industrial, estas 4 medidas pueden ayudar a reducir el coste energético en producción, el cual tiene un alto peso en el coste final


¡Descarga el caso de éxito en PDF!

Cómo reducir hoy día el coste energético en producción

1. Capacita a tu Equipo Energético con objetivos SMART

La rapidez y la eficiencia son, actualmente, dos aspectos clave en el sector industrial y los procesos de producción. Sin embargo, ambos son más difíciles de lograr que nunca debido a fallos imprevisibles del sistema, costes generales incontrolados y desperdicios de energía. 

Para alcanzar sus objetivos de producción de forma rápida y eficiente, los fabricantes deben alinear el desempeño operacional con una estrategia energética integral,  y encargar que lo lleven a cabo las personas adecuadas. Esto se puede hacer creando un equipo de energía responsable de establecer y cumplir los objetivos de gestión de energía SMART

La planta metalúrgica industrial de TACSA, por ejemplo, logró ahorrar  110.000 € creando un equipo dedicado a la energía que establece, implementa y revisa constantemente sus objetivos SMART de energía.

2. Monitoriza y analiza el consumo de Energía

Cada parte del equipo de fabricación de tu planta tiene un enorme valor en cuanto a datos que pueden revelar medidas bajas o sin coste, con los que puedes eliminar la energía desperdiciada que hace que tus facturas sean innecesariamente altas. 

La instalación de sistemas monitorización y análisis de energía en tiempo real hará que tu gestor energético tenga bajo pleno control el consumo de energía de la planta. Además, se beneficiará de las alertas que estas herramientas de monitorización y análisis realizan, con las que puede prevenir averías en los equipos. El monitoreo también puede generar ahorros de consumo fuera de hora, como le ocurrió a la metalúrgica TACSA.

3. Pásate a la iluminación LED 

Primero se aconsejó cambiar la iluminación fluorescente por bombillas de bajo consumo, y ahora se recomienda pasar a LED. Este tipo de medidas ha hecho que en muchas fábricas se produzcan ahorros de energía muy significativos, de ¡hasta un 90%! 

Con este argumento será imposible que tu CFO o Directivo rebata tu propuesta de proyecto de eficiencia energética, ¿verdad?

No solo eso, la iluminación LED además tiene beneficios adicionales para el ambiente de trabajo de tu instalación, proporcionando una mayor calidad de la iluminación que aumenta la seguridad y la productividad.

4. Revisa la potencia contratada

Cuando hablamos de “Factor de potencia” nos estamos refiriendo a la relación entre la potencia real (activa) y la potencia aparente que fluye a una carga eléctrica (por ejemplo, una máquina de embalaje en su planta de producción). Es decir, mide la eficiencia de un receptor eléctrico a la hora de transformar esa energía eléctrica en potencia útil (luz, calor o el movimiento mecánico de una máquina de una planta industrial). El problema es que en estos receptores toda la energía eléctrica que consumen no se transforma por completo en energía útil.

Por lo que, es importante que los fabricantes entiendan como una potencia contratada (factor de potencia contratado) mal ajustada puede aumentar la factura energética de su instalación.  

Cuando un motor está funcionando de forma ineficiente, el kVA (potencia aparente) aumenta. Esto resulta en un mayor consumo de energía que podría no aparecer en tu factura, normalmente medida en kW. Cuando esto pasa, algunas comercializadoras penalizan a los clientes cuya potencia contratada es demasiado baja, haciendo que su factura de energía sea innecesariamente alta. 

Por esta razón es esencial que verifiques la potencia contratada con tu comercializadora, especialmente si has instalado equipos más eficientes o actualizado ciertas máquinas en los últimos años. De esta forma se puede ahorrar hasta un 50%, simplemente ajustando la potencia contratada, una medida que puedes tomas sin coste adicional. 

A medida que el mercado de las comercializadoras/utilities se ha desregularizado cada vez más, las industrias europeas han tenido más oportunidades para negociar con diferentes proveedores, lo que les ha beneficiado en la obtención de reducción de costes en sus procesos de producción. Pero sin la información correcta sobre el perfil de consumo energético de tus instalaciones y procesos (algo que puedes definir gracias a la monitorización y análisis energético), puede ser difícil de lograr.

Descubre cómo una planta de fabricación industrial en España resolvió esta brecha de información y logró ahorrar más de 100.000 € en el proceso:

Ahorrar energía en plantas industriales