Directiva de eficiencia energética 2018

4 Puntos clave de la Directiva Europea de Eficiencia Energética

Uno de los proyectos más ambiciosos de la Unión Europea es conseguir una transición energética inteligente que tenga como resultado un sistema energético sostenible, competitivo y seguro para todos los Estados Miembros. Y para ello, una de las herramientas que utiliza la UE para alcanzar este objetivo es la regulación y legislación energética, entre ellas la conocida Directiva de Eficiencia Energética.

En este artículo te contamos en qué consiste la DEE y cómo afecta al cumplimiento regulatorio a tu empresa. 

El objetivo la Directiva Europea de Eficiencia Energética

En 2012, la UE estableció una Directiva de Eficiencia Energética (2012/27/UE) que fijaba un conjunto de medidas vinculantes para ayudar a alcanzar una mejora de la eficiencia energética del 20% para 2020. 

En 2018, la UE ve que los esfuerzos realizados no son suficientes y modifica esta directiva, publicando la nueva Directiva de Eficiencia Energética (2018/2002). 

El elemento clave de la Directiva de 2018 es el nuevo objetivo general, que pasa de ser un 20% de mejora en eficiencia energética para 2020 a un 32,5% para 2030. En términos absolutos, esto significa que el consumo de energía de la UE no deberá ser superior a 1273 Mtep de energía primaria y/o a 956 Mtep de energía final. 

Además, incluye una ampliación de la obligación de ahorro de energía en el uso final, ya introducida en la Directiva de 2012. 

4 Puntos clave de la Directiva Europea de Eficiencia Energética 

Para alcanzar sus objetivo, la nueva Directiva de Eficiencia Energética (DEE) pretende acelerar la renovación de los edificios existentes, para que ayude a la descarbonización del parque inmobiliario europeo actual (sumamente ineficiente). 

Aunque la DEE va mucho más allá de lo que te contamos en este artículo,  nos gustaría destacar al menos estos 4 puntos claves:

1. El Indicador de preparación para aplicaciones inteligentes

Como apoyo y consecuencia a las nuevas oportunidades de ahorro que ofrecen las IoTs,  la DEE introduce un “Indicador de preparación para aplicaciones inteligentes”. 

También conocido como SRI, éste deberá indicar la mayor o menor capacidad de las instalaciones del edificio para adaptarse a las necesidades del ocupante, a las necesidades de la red y de mejorar su eficiencia energética. 

Aunque este indicador deberá estar definido en 2020, su aplicación será opcional. Por lo que te recomendamos que estés atento a su publicación, ya que te será muy útil cuando tu empresa decida llevar a cabo renovaciones que cumplan los requerimientos de eficiencia energética. 

2. Obligatoriedad de Auditorías Energéticas para las Grandes Empresas

Aunque en la anterior directiva ya existía la obligación de realizar auditorías energéticas en los edificios, la Directiva de 2018 se vuelve más estricta y hace obligatorio realizar auditorías de forma periódica para las grandes empresas. 

Si estás buscando empresas especializadas para que realicen las auditorías energéticas periódicas en las instalaciones de tu empresa y no sabes donde buscar, quizás puedas encontrarlas en nuestro buscador de Empresas de Servicios Energéticos.

3. Inspecciones de eficiencia energética de las instalaciones HVAC

Todos las instalaciones deberán realizar inspecciones periódicas de las partes accesibles de las instalaciones de HVAC de más de 70 kW. 

En la inspección no solo se deberá analizar el funcionamiento de las instalaciones, además deberá dar recomendaciones de mejora de la eficiencia en condiciones de funcionamiento habituales o medias.

4. Introducción de sistemas de control y automatización de edificios como alternativa a las inspecciones físicas

Con la introducción de sistemas de control y automatización de edificios como alternativa a las inspecciones físicas, la DEE pretende fomentar y acelerar la renovación de los edificios existentes. 

La automatización de los edificios y la monitorización de sus consumos de energía harán que alcanzar ahorros energéticos y económicamente rentables sea más sencillo tanto para los consumidores como para las empresas.

Los sistemas de control son la alternativa más rentable para grandes edificios tanto residenciales como no residenciales. Además, los sistemas de control facilitan la comprobación del correcto funcionamiento de las instalaciones por parte de un tercero.

Por otro lado, la directiva exigirá a los edificios no residenciales con sistemas de ventilación y/o calefacción/aire acondicionado de más de 290 kW, que instalen sistemas de automatización y control de edificios a partir del año 2025 (siempre que sea técnicamente y económicamente viable).

DEXMA Energy Management System

¿Cómo un SGE te ayudará a cumplir la Directiva Europea de Eficiencia Energética?

El uso de la tecnología como soluciones basadas en la nube (SaaS), se ha convertido en un instrumento fundamental para alcanzar los objetivos de eficiencia energética. En particular los softwares especializados en gestión energética, ya que estos son claves para dar el soporte necesario a las empresa a la hora de cumplir con la Normativa Europea y sus regulaciones

Por ejemplo, a la hora de realizar auditorías energéticas, crear informes de certificación energética, o llevar a cabo inspecciones de eficiencia de las instalaciones. 

Existen dos categorías de tecnologías que permite a tu empresa analizar adecuadamente su consumo de energía, eficiencia, gastos y otras variables:

  • Hardware: Cuando hablamos de hardware en el campo de la gestión energética nos referimos, entre otros,  a los diferentes dispositivos físicos que permiten convertir el uso de la energía (ya sea electricidad, propano, agua, huella de carbono, etc.) en datos cuantificables. En pocas palabras, nos referimos a los medidores energéticos.
  • Software: Sin embargo, es el software el que te permitirá obtener información muy valiosa a partir de tus datos de consumo energético. Especialmente en el contexto de auditorías energéticas, y las posibles recomendaciones para mejorar la eficiencia, lo que te permitirá reducir los costes.

Aunque ambos trabajen juntos, no tienes porque adquirirlos del mismo proveedor, pueden ser diferentes. Por lo que a la hora de elegir tu proveedor de software o hardware, debes tener en cuenta las compatibilidades entre ellos.

Hay muchos factores importantes que hay que tener en cuenta a la hora de elegir la tecnología más adecuada a tus necesidades particulares de gestión de la energía. Y la compatibilidad entre el hardware y el software es algo a lo que hay que prestar especial atención.

Tip: Intenta siempre elegir un SGE que sea compatible con cualquier hardware.

Si quieres saber en que deberías fijarte a la hora de adquirir el SGE más adecuado para ti, echa un vistazo a las “10 Preguntas esenciales que deberías hacer a tu Proveedor de Software de Gestión Energética”.

La eficiencia comienza con la reflexión y la atención a lo que sucede a nuestro alrededor, así como con estar informados y buscar las mejores soluciones para nuestras necesidades particulares.

En DEXMA ayudamos a las empresas a cumplir con la legislación y la directiva de la UE, ofreciendo una solución que te ayude a detectar, analizar y controlar los consumos energéticos de tus edificios. Nuestro software, DEXCell Energy Manager te ofrece una plataforma de análisis energético avanzado con el que obtendrás informes intuitivos, y donde encontrarás una amplia gama de Apps específicas que darán apoyo a tus auditorías.

DEXMA Energy Management System